2 Encuentro Nacional de Familiares

•junio 28, 2012 • Dejar un comentario

Gaston Riva… presente!!!

•abril 17, 2012 • Dejar un comentario

El audio documental (feature) “Gastón Riva… presente!!!” narra los sucesos del 20 de diciembre de 2001 desde la óptica de familiares y amigos del motoquero y de testigos claves para el mejor entendimiento de lo sucedido.

Este trabajo fue realizado en el año 2002 por Paula Ruiz, Gastón Guffanti, Juan Carlos Santaliz, Leonardo Vázquez, Fernando de Trápaga y la colaboración especial de Maria Mercedes Arena.
Para la investigación se entrevisto a familiares, amigos, testigos, fiscales, jueces y organismos de derechos humanos. También fue necesario cubrir distintas marchas y conseguir material de archivo. Fueron mas de cuatro meses de trabajo hasta la versión final.

Guión del audio documental “Gastón Riva… presente!!!”

TRAMA SONORA CON AUDIOS EXTRAIDOS DE LA TELEVISION EL 20 DE DICIEMBRE DE 2001Imagen

Caso David Moreno: jefe del operativo pagó $750 y fue sobreseído

•abril 17, 2012 • Dejar un comentario

Estaba acusado por no haber preservado el sector donde murió el chico durante la represión de 2001.

El jefe del operativo policial en el que murió David Moreno (13), en el trágico diciembre de 2001 cuando miraba un intento de saqueo en Villa 9 de julio, fue sobreído tras pagar una multa de 750 pesos

Se trata de Luis Omar Farías, quien el 19 de diciembre de 2001 estaba a cargo del operativo en torno al supermercado Mini Sol y que preservó el área para que luego se llevara a cabo una pertinente investigación.

Diez años después de los hechos, aún no hay fecha para el juicio. El principal acusado, el policía Hugo Cánovas Badra, está en libertad, aunque permanece en situación pasiva dentro de la fuerza de seguridad

Medios de prueba. El jefe policial Farías fue sobreseído pero porque aceptó pagar la multa mínima dispuesta por el Código Penal. Estaba acusado de “violación de los medios de prueba culposo” y ahora la familia de David apeló la resolución adoptada por el juez de Control Roberto Cornejo, dijeron fuentes judiciales a La Voz.

Carlos “Petete” Almirón, militante social de 23 años, fue una de las víctimas de la represión policial de las jornadas trágicas del 19 y 20 de diciembre de 2001. Su madre y su compañero de militancia lo recuerdan.

•abril 17, 2012 • Dejar un comentario

El colegio Francisco Ramírez, cuyo centro de estudiantes lleva hoy el nombre del pibe muerto por un balazo en el pecho.
“Carlos me enseñó que las cosas se transforman cuando las políticas son activas”, advierte con orgullo Estévez, mientras el colectivo zigzaguea por las calles lanusenses hacia la casa de Marta Almirón, madre de Petete. Fotos de Carlos cubren la mesa de la vivienda de Lomas de Zamora.

Aunque nació prematuro y con una parálisis cerebral, Petete salió adelante. Se había anotado en el CBC de Avellaneda y se ganaba la vida colocando membranas con su padrastro. Marta vio a su hijo, por última vez, el 19 de diciembre. Ese día le enseñó a hacer omelet. “Carlos siempre decía que iba a ser ‘profesor de profesores’, que me iba a traer plata ‘a carretilladas’ –recuerda Marta con una sonrisa–. Yo le respondía: ‘¡Ay, hijo, cómo soñás!’.” A partir del asesinato de su hijo, la mujer tuvo que comenzar un tratamiento psiquiátrico.

“Estamos esperando que algún día se juzgue desde De la Rúa para abajo. Después puedo morirme tranquila”, exige Marta, y rezonga porque el 20 de diciembre cada vez se recuerda menos. Estévez se suma al reclamo de Justicia. Con los ojos llenos de lágrimas, advierte: “Sería importante que los presidentes democráticos que tapizaron las calles con la sangre del pueblo comiencen a pagar por sus errores. Si a menos de una semana de haber asumido como presidente tenía tres muertos y se fue con 39, lo de De la Rúa no fue una casualidad”.

Publicado en la edición de diciembre de la revista Caras y Caretas

María del Carmen Verdú representa a la familia de Carlos “Petete” Almirón, una de las víctimas. Las querellas por las muertes del 19 y 20 se unificaron y cuentan con su patrocinio, el del CELS y del abogado Rodolfo Yanzón. La titular de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) señala que la causa por la muerte de Carlos Almirón es una de las que no podrá avanzar más allá de la instrucción. “En el caso de ‘Petete’ se produce una descarga cerrada de armas largas –advierte la abogada–, después de haber tirado bombas de humo, desde el pelotón de combate que dirigía (el subcomisario y jefe de Caballería) Ernesto Sergio Weber, con lo cual no tenemos manera de saber cuál de los policías pudo haber efectuado el disparo desde el cual una de las postas que salieron del cartucho le pegó en el pecho a ‘Petete’”, afirma.

“Siempre digo que escuché la descarga cerrada que mató a ‘Petete’”, sostiene. Verdú había estado en la calle desde muy temprano. La tarde se le fue en la presentación de habeas corpus para liberar a los 220 detenidos que la cacería policial había arrojado. En la madrugada del 21 de diciembre, al llegar a su casa (después de acompañar a Adriana Calvo, titular de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, recientemente fallecida), supo por un mensaje que dejaron en su contestador que habían asesinado a Almirón. Además de militar en el Movimiento 29 de Mayo, el joven lomense tenía una activa participación en Correpi.

Publicado el 17 de diciembre en Revista Debate

Norma Arapí, hermana de Ramón dijo estar “muy contenta porque se hizo justicia y ahora tendremos paz al igual que Ramón”.

•abril 17, 2012 • Dejar un comentario

Luego de poco más de un mes de juicio oral y público el tribunal de la Cámara en lo Criminal Nº 2 de la provincia de Corrientes condenó a Juan Ramón  Vallejos (49) a 20 años de prisión por el crimen de Ramón Arapí.
Mientras que a 4 de los 5 policías restantes les recayó la pena de 6 años de prisión por encubrimiento agravado. El sexto y último de los acusados fue sentenciado a 2 años de prisión en suspenso y tareas comunitarias.
Luego de una extensa jornada en la que se escuchó el último testimonio, los alegatos de la defensa, la fiscalía y la querella, los integrantes del Tribunal en lo Criminal Nº 2 Griselda Aromi de Sommer, Juan José Cocchia y Laura Varela, hallaron a Juan Ramón Vallejos penalmente responsable del delito de homicidio simple y lo condenaron a cumplir una pena de 20 años de prisión, por lo que quedó inmediatamente a disposición de la Cámara Criminal aunque continuará en Libertad.
La misma situación reviste para el subcomisario Raúl René Piriz (51), y los subalternos Esteban Blanco (45), Alberto Alfonso (56) y Ramón Estanislao Leiva (49), quienes fueron hallados penalmente responsables por el delito de encubrimiento agravado y condenados a 5 años de prisión efectiva.
En el caso de Juan Carlos Díaz, que la noche del crímen se hallaba de guardia fue condenado a 2 años en suspenso y el cumplimiento efectivo de tareas comunitarias, por ser penalmente responsable de fraguar el libro de guardia.

Los abogados Francisco Leguizamón y Carlos Navarro son los defensores de los agentes Juan Ramón Vallejos, Esteban Fabián Blanco, Ramón Leiva y el subcomisario René Raúl Piriz.
La doctora Graciela Borda, defensora oficial de Cámara sustituta, representa a Alberto Alfonzo y a Juan Carlos Díaz.

Cabe señalar que por el momento todos seguirán gozando de su libertad, hasta tanto la sentencia quede firme, aunque están obligados a presentarse periódicamente al Tribunal para control.

Los condenados pertenecían a la dotación de la comisaría 13ª de la Policía de Corrientes y fueron juzgados por el asesinato de Ramón Alberto Arapí (22), hecho que ocurrió alrededor de las 3 del jueves 20 de diciembre de 2001 en momentos en que el país vivía una convulsión social y política y que terminó con la caída del presidente Fernando de la Rúa. En ese entonces en varias ciudades argentinas se cometían saqueos a comercios.

Aquella madrugada, la víctima, junto con hermanos y amigos, compartía una ronda de tereré en una esquina del barrio Nuevo para paliar el intenso calor. Una camioneta con efectivos policiales de civil y uniformados ingresó al barrio efectuando disparos, lo que provocó que Arapí y demás compañeros salieran a correr.

Norma Arapí, hermana de la víctima, no pudo contener el llanto al escuchar la sentencia y, en declaraciones a la prensa, dijo que “me siento tranquila porque de alguna manera se hizo justicia después de casi 12 años del asesinato de Ramón. Agradezco a todos los que me acompañaron en esta causa”.

Carnavales y Memoria

•abril 3, 2012 • Dejar un comentario


Los días 25, 26 y 27 de febrero se desarrolló el 11° Carnaval Cumple de “Pocho” Lepratti en Barrio Ludueña. Nos llegamos una de las tardes a compartir el Taller de memoria… Celeste Lepratti busca una sonrisa y dice: “creo que esto va a seguir creciendo. En estos tres días se vio mucho la participación del barrio y eso está bueno, que sean acá los vecinos los que se apropien de este lugar. Eso también es un aliciente para seguir, que sea el vecino, el que lo veía todos los días que se apropie de este espacio y diga “yo también quiero hablar de diciembre de 2001”, recordarlo a Claudio, conocer la historia de los demás y, en definitiva, reclamar que todo cambie, lo que en el fondo todos queremos, vivir un poquito mejor”.

El 2 de abril nos llegamos a la Republica de la sexta, junto al espacio comunitario de La Paz y Esmeralda, nos enrondamos…

Pueblos originarios reclaman que se respete el derecho de consulta frente a la explotación minera en sus territorios

•abril 3, 2012 • Dejar un comentario

Comunidades de Salinas grandes y Laguna de Guayatayoc reclaman su derecho a la consulta
La Corte Suprema de Justicia convocó a una audiencia pública el miércoles 28 de marzo para escuchar a las 33 comunidades que denuncian la vulneración de sus comunidades de las salinas derechos de participación y consulta frente a la explotación minera que se realiza en las Salinas Grandes y afecta sus actividades económicas, sociales y culturales.
Integrantes de los pueblos originarios compartieron el jueves 29 una jornada que incluyo por la mañana conferencia de prensa, al medio día almuerzo con las comunidades de Rosario y entrada la tarde una mesa en ATE.